Heterocromía Felina

Ojos de colores diferentes como suceso preocupante o fascinante

Durante estos años en compañía de las mascotas colombianas, nos hemos dado cuenta de lo diversos y peculiares que pueden ser, cada una con una belleza diferente. Hoy Mascolandia quiere resaltar esa belleza dentro de lo fascinante y diferente, representada a través de la heterocromía felina. Este es el término utilizado para describir las variaciones en el color del iris de los ojos. Esta definición comprende un iris de múltiples colores en el mismo ojo, o los dos ojos con iris de colores muy diferentes. 

Lo bonito de esta sintomatología es que no representa un problema médico en tus mascotas, tu gato o perro en caso de tener heterocromia, deben gozar de una visión completamente normal, con una simple variación en el color de sus ojos.

White cat

Existen diferentes tipos de heterocromía para el caso en que los ojos vienen en dos colores diferentes.

Se conoce como heterocromía completa, cuando todo el iris de un ojo es de un color diferente al iris del otro ojo; pero cuando una parte del iris es de un color diferente al resto del iris del mismo ojo, se le conoce como heterocromía parcial.

 

cat

Por otro lado también, hay un tipo menos usual aún, conocido como heterocromía central, la cual solo afecta al centro del iris, siendo este de un color diferente al resto.

Esta maravillosa y sorprendente combinación de colores se produce debido a un cruce de genes dominantes cuyo exceso o déficit de melanina cambia la formación de pigmentos en uno de los iris, y se cree que puede estar vinculado al pelaje de la piel.

Esta situación ocular puede que sea evidente para el dueño entre las 7 y 12 semanas, que es cuando suele cambiar el color de los ojos del gato y aparecer el que será el definitivo.

Como esto es un tema genético hay que tener en cuenta que hay algunas razas más propensas que otras, como aquellos con un gen epistático blanco dominante o un gen de manchas blancas. Los gatos birmanos, tonkineses, balineses, la raza Himalaya y Persa tienden a ser felinos que suelen presentar mayor predisposición a tener un ojo de cada color.

De igual forma no te preocupes, si notas que a tu mascota le ha cambiado el color (recuerda que hasta el cuarto mes de vida no adopta el tono definitivo) y que este no es igual para ambos ojos, lo mejor es consultar con el veterinario para ver si se trata de una simple heterocromía y que detrás  de esta diferencia de pigmentación no se esconde algún tipo de problema ocular importante.

En resumidas cuentas, esta situación heterocromática puede ser para algunos un tema de suerte, si a tu gato le sucede revisa con su veterinario que no tenga implicaciones oculares, y disfruta de tu gato lo bonito que es ser diferente.

Publicaciones relacionadas